¡20% de descuento en toda la Tienda!COMPRA AHORA

Las Bases del Desapego: la comprensión de la impermanencia y el origen del sufrimiento

Como una definición simple, entendemos el apego como un estado en el cual nos vinculamos intensamente a una situación, objeto, persona, sentimiento o idea. Si vamos más a fondo y estudiamos el apego desde la perspectiva de la consciencia, podemos darnos cuenta que se trata de una construcción mental basada en representaciones y estados emocionales que asociamos al objeto del apego, buscando la mayoría de las veces un sentimiento de seguridad, placer y el evitar estados de sufrimiento.

Para comprender cómo podemos vivir el desapego es necesario observar cómo se gesta tomando en cuenta algunas bases esenciales:

La consciencia:

Tiene que ver con lograr romper el “circulo vicioso” que nos provocan los apegos; cuando no logramos distinguir y hacer una pausa para observar en qué momento surge la emoción que desencadena el deseo y con ello el impulso para actuar buscando satisfacer la necesidad del objeto de apego.

La intención o base de nuestras necesidades:

Esto es, preguntarnos y observar, cuando necesitamos algo, el por qué lo necesitamos, qué emociones nos llevan a esa necesidad, cuál es el propósito, sentido o intención real de cubrir esa necesidad.

La cualidad del origen emocional:

La mente esta tan enfocada en el deseo que pierde la capacidad de valorar y disfrutar todo lo que no esté relacionado con el objeto del deseo. Ahora bien, es útil preguntarnos si la emoción que origina el apego es una emoción positiva o negativa, ya que puede haber ciertos apegos transitorios que sirvan como un escalón para crecer e incluso acrecentar nuestro nivel de consciencia; estos apegos tienen generalmente su origen en emociones positivas que se distinguen del placer transitorio en sí mismo, son por lo general emociones que nos motivan y nos traen bienestar a largo plazo.

La ignorancia sobre la impermanencia:

Desde la perspectiva de la filosofía oriental tocamos el tema de la impermanencia entendiendo que el cambio es lo único permanente y con ello poder aceptar las pérdidas como algo natural y común; como parte del proceso de la vida misma.

La percepción y comprensión del sufrimiento:

Podríamos decir que el sufrimiento es el pilar fundamental del apego, por ello nos detendremos un poco más a tratar de entenderlo.

Esta base tiene mucho que ver con la madurez emocional; el poder distinguir que las cosas no siempre serán como queremos que sean, aferrándonos a lo que determinan nuestras creencias (muchas veces adoptadas, poco analizadas e infundadas). Saber que hay sufrimientos útiles que nos hacen comprender el proceso de la vida y la oportunidad que tenemos de crecer al aprender a desprendernos, mediante la asimilación consciente y positiva.

Para comprender el tema del sufrimiento, podemos adentrarnos un poco en el budismo que nos brinda un entendimiento profundo mediante las ideas planteadas en “Las cuatro nobles verdades”:

  1. Toda existencia es sufrimiento: La vida en sí misma es imperfecta e insatisfactoria.” El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, asociarse con lo indeseable es sufrimiento, separarse de lo deseable es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento”.
  2. El origen del sufrimiento es el anhelo o deseo: Creemos que el objeto del deseo nos traerá satisfacción permanente a partir de una idea construida por el “Yo” y sus creencias adquiridas.
  3. El sufrimiento puede extinguirse, extinguiendo su causa: Enfrentarnos a la insatisfacción que produce el sufrimiento, comprendiendo como son las cosas y distinguiendo entre “las cosas como son” y “las cosas como deseamos que sean”.
  4. Para extinguir la causa del sufrimiento, debemos seguir el Noble camino óctuple: Se refiere a comprender y adoptar el camino medio; evitar los extremos, tanto en la búsqueda de la felicidad como la mortificación.

La comprensión de las bases del desapego es un trabajo que llevamos a cabo con consciencia; es como sumergirnos día a día en las aguas del río para purificarnos; entender en el río mismo de la vida que éste no cesa su cauce, que como dijo el sabio y gran filósofo griego Heráclito: “Nadie se baña dos veces en el mismo río, porque todo cambia en el río y en el que se baña” y comprendiendo esto, aprovechar cada experiencia de vida como un aprendizaje consciente para poder disfrutar de la vida de manera más plena y presente.

Prem Kevala – Coach, Terapeuta y Guía de Meditación.

Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/PremKevala

https://www.facebook.com/TerapiaBienestarIntegralConsciente

Si deseas saber más información acerca de estos temas, te invitamos a leer los artículos de nuestro blog: Mundo Holístico

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.