¡20% de descuento en toda la Tienda!COMPRA AHORA

Interacción del ser humano con delfines: Delfinoterapia

La Delfinoterapia es una técnica que consiste en la interacción del ser humano con delfines (normalmente de la especie nariz de botella), donde interviene además un terapeuta.
Con esta terapia se intenta mejorar la calidad de vida tanto de niños como adultos que padecen problemas de salud, con enfermedades crónicas y de orden psicológico.

Se ha observado que las ondas cerebrales de los pacientes en presencia de los delfines producen una armonización entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro. Esto produce un estado de paz y relajación tal como sucede al realizar una meditación.

Australia es uno de los países más avanzados en terapias con delfines aplicadas a niños con afecciones psíquicas, aunque se conocen también centros en México, Estados Unidos y Argentina, entre otros.

Inicios de la delfinoterapia

Años atrás, especialistas ingleses observaron que los niños con autismo o parálisis cerebral que nadaban y convivían con delfines presentaban muy buena mejoría en su estado de ánimo. Debido a que se relajaban con mayor facilidad y tenían más tolerancia al contacto físico.

Posteriormente el estadounidense John Lilly, experto en anatomía y sistema neurológico de los delfines, comenzó a trabajar con niños que presentaban trastornos neurológicos, los hizo jugar con los delfines. Registró los cambios que ocurrían en ellos por medio de un electroencefalograma. Además escribió importantes notas sobre las mejorías observadas en el lenguaje, estado de ánimo y movimiento.

A partir de esas investigaciones, se han hecho otras en Estados Unidos como las del científico David Cole, quien ha formulado la hipótesis cavitacional: la cual atribuye al sonido del delfín frecuencias ultrasónicas que estimulan al sistema nervioso central del paciente, lo que estimula la liberación de hormonas ligadas a la relajación y mitigación del dolor.

Un estudio en progreso muestra que estos inteleginetes mamiferos del mar reciben y transmiten señales de sonido capaces de afectar la doble hélice genética, y usan biotecnología natural.

Catorce años de estudio multidisciplinarlo en esta área, indica que el ADN, tradicionalmente considerada el “diseño de la vida”, puede ser modificada por el sonido y los campos electromagnéticos generados por los delfines.

Beneficios de la delfinoterapia

  • Los cambios neurológicos y neuroquímicos que se generan se traducen en diversos beneficios físicos, emocionales e intelectuales tales como mejoras en el sistema inmunológico.
  • Mejoras en la coordinación motora, en el estado de ánimo, el contacto social.
  • Mejora problemas nerviosos, sobre todo en niños.
  • Es efectivo como tratamiento complementario de niños con Déficit Atencional con Hiperactividad.
  • Ofrece resultados muy positivos en niños con síndrome de Down: A través de la terapia los niños aprenden de 2 a 10 veces más rápido que aquellos que no llevan la terapia y un 50% de los casos, podían retener tales lecciones incluso un año después de la terapia.
  • En los niños con autismo ayuda a mejorar su capacidad para prestar atención y por lo tanto optimiza los procesos de enseñanza.
  • Mejora las condiciones de personas con problemas motores, auditivos y del lenguaje.
  • La delfinoterapia también se utiliza para tratar la depresión, ansiedad y estrés.
  • Proporciona mejoras en adultos con secuelas de accidente cerebral vascular y traumatismo craneoencefálico.
  • Reduce molestias generadas por el embrazo, reduce molestias durante el parto, y estimula al sistema nervioso del bebé.

Las sesiones de delfinoterapia

La delfinoterapia comúnmente se realiza a través de los baños de contacto, mediante ejercicios, juegos y caricias entre el delfín y el paciente. A través de estos contactos se incrementa el optimismo, el paciente se tranquiliza, aumenta su seguridad y confianza.

Los efectos obtenidos se perciben desde el primer día. Estos se mantienen hasta por seis meses después de la terapia, la cual consta, generalmente de seis sesiones de 15 minutos, un día por semana.

En las sesiones trabajan en conjunto: el delfín, el terapeuta y el paciente.

Las terapias suelen grabarse en video para poder seguir el progreso del tratamiento. Además se le pide a los padres hacer un reporte después de cada sesión donde especifiquen los cambios que vaya teniendo su hijo.

Si deseas saber más información acerca de estos temas, te invitamos a leer los artículos de nuestro blog: Mundo Holístico

Fuentes: https://www.terapia-fisica.com/

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.