Ventaja del Mindfulness en niños

Ventajas de Mindfulness en niños

La ventaja del Mindfulness en niños nos brinda herramientas de aprendizaje nos brinda una serie de posibilidades para mejorar desde temprana edad su atención, para ejercitar su cerebro en la empatía, calma y la gestión emocional. Asimismo, iniciar a nuestros pequeños en el mundo de la meditación facilita una mejor conexión consigo mismos y los demás.

El Mindfulness para niños tiene como principal objetivo despertar su curiosidad, su atención. Conseguir que su capacidad de asombro no caduque nunca, así como su interés por conectar con el exterior desde un interior más relajado, más receptivo y confiado.

Sabemos que como adultos hacer uso de una atención plena en nuestro día a día nos brinda múltiples beneficios en la vida. Esas dinámicas de adultos en las que nos vemos envueltos en el trabajo y vida personal nos dejan una mella en nosotros. Nos sumen en estados de estrés y ansiedad, en donde la meditación y cada una de las estrategias que nos brinda el Mindfulness son útiles y efectivas para llevar una vida más plena y feliz.

Ofrezcamos a nuestros niños un espacio seguro, libre de estrés, libre de angustia. Enseñémosles dónde está su centro gracias al Mindfulness, acerquémoslos a un espacio de calma donde podrán entender mucho mejor sus emociones.

El Mindfulness para niños es aceptado en países como Reino Unido, Canadá, Holanda, Estados Unidos o Australia. Estas naciones tienen como objetivo incluirlo en los planes docentes, de manera progresiva en las escuelas infantiles: la intención es aprovechar la edad en la que el cerebro del niño es mucho más receptivo a dichas prácticas.

Cabe destacar que ya son múltiples las escuelas de todo el mundo que han incluido esta práctica en las aulas. Los ejercicios de respiración, meditación y atención plena que se incluyen a diario en la rutina de los pequeños así facilitan los grandes logros que se van a producir en su desarrollo.

No obstante, es necesario que este tipo de ejercicios se establezcan como costumbre a temprana edad. Si nos preguntamos a qué edad es más conveniente empezar con el Mindfulness en los niños, sería a los 3 – 4 años de edad ya que es, sin duda una de las etapas más idóneas para hacerlo, pero no olvidemos que si queremos conseguir resultados tenemos que ser constantes hasta formarles un hábito.

En resumen la ventaja del Mindfulness en niños son la capacidad para focalizar mucho mejor la atención hacia determinados estímulos ya que potenciará su concentración. Algo esencial en este mundo sobrecargado de estímulos, donde los más pequeños carecen de filtros razonables y estables con que gestionar y percibir sus emociones, sentimientos y razonamientos. También serán capaces desde temprana edad gestionar mejor sus emociones negativas, entender el origen de su rabia o tristeza para canalizarla de forma adecuada. Esto mejorará al máximo sus habilidades sociales, su forma de relacionarse, evitará situaciones de violencia y agresividad.

Para finalizar, tenemos claro de que existen diversos ejercicios de Mindfulness que podemos enseñar a nuestros niños. Encontremos esos que más se ajusten a su edad y a su forma de ser.

“El mindfulness es una herramienta para ayudar a nuestros hijos a adquirir más humanidad. A no convertirse solamente en trabajadores y consumidores, sino a cultivar desde muy pronto las capacidades de presencia en el mundo y a tomar conciencia de lo hermoso y frágil que este es. «El niño es el padre del hombre», escribía el poeta inglés Wordsworth. Personalmente, estoy persuadido (¡todo y que de momento no tengo pruebas ni estudios para adelantaros!) de que el mindfulness puede ayudar a nuestros hijos a convertirse en adultos mejores”.
Christophe André, médico psiquiatra en el Hospital de Sainte-Anne de París-

Si deseas conocer más información sobre meditación te invitamos a leer los artículos de nuestro blog: https://mundoholistico.mx/blog/

Fuente:https://lamenteesmaravillosa.com/

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.